Cementerio de Pereiró

Cementerio de Pereiró (Vigo) En 1889 el concello inicia los trámites para la creación del nuevo cementerio municipal, en un momento en que la ciudad contaba con 15.000 habitantes y sostenía un gran crecimiento económico. El recinto se termina en 1898, un rectángulo de 250 por 260 metros cuyo primer enterramiento es un niño: José Rodríguez Rodríguez, de once años. El camposanto supone un excepcional conjunto artístico en el que la arquitectura predomina sobre la escultura, pudiendo encontrar a autores como Francisco Castro Represas, Manuel Gómez Román o Francisco Asorey. De entre los enterramientos que podemos destacar tenemos:

El Monumento a los soldados repatriados de Cuba y Filipinas. La obra fue promovida por la Cruz Roja en recuerdo de la gran cantidad de militares que llegaron al puerto vigués tras la guerra de Cuba, y por cuya solidaria atención la ciudad de Vigo se ganó el siempre benéfica para su lema.

El Mausoleo de Antonio Sanjurjo Badía. Compuesto de una columna mortuoria troncopiramidal y una estatua pensante femenina de gran realismo y calidad, es mandado hacer por Antonio Sanjurjo, quien tras pasar cinco años en Cuba logra reunir capital y experiencia suficiente para establecerse en Vigo, donde obtendría un gran éxito con su fundición La Industriosa.

El Panteón de los Alonso Santodomingo. El proyecto del mismo data de 1910, firmado por el arquitecto Álvarez Reyero, si bien el investigador Martín Curty atribuye el diseño a Michel Pacewicz. El trabajo, de gran monumentalidad, está realizado en un estilo clasicista, empleando el orden dórico. La familia de Antonio Alonso Santomingo está vinculada a la emigración a través de la presencia de éste en Cuba, donde permanece diecinueve años, contrayendo matrimonio.

Villa de Esperanza Davila

Villa de Esperanza Davila (Vigo) A la propiedad se accedía por una puerta de piedra, que el concello traslada a la plaza de Santa Rita al abrir la calle Puerto Rico. La vivienda está vinculada a la familia Davila Román, pasando a Esperanza, hermana Joaquín Davila. La propiedad original se extendía más allá de la Avenida de Madrid, hasta el camino de la Salgueira.

Sanatorio de Santa Cristina

Sanatorio de Santa Cristina (Vigo) El inmueble es proyectado en 1918 por el arquitecto francés de origen polaco Michel Pacewicz como residencia particular de Manuel Montes, que había hecho fortuna en Chile. De cuatro plantas, el edificio ha sufrido varias reformas. Los doctores Amoedo y Corbal instalaron en él un sanatorio quirúrgico, ocupación que mantuvo el edificio hasta su reciente abandono.

Villa Rosa

Villa Rosa (Vigo) Situada en el corazón del rural barrio de Ribadavia, la zona ha ido sufriendo la presión urbanística de la ciudad. La vivienda, una edificación sencilla de planta cuadrada con un piso y bajocubierta,  parece fue edificada por una familia de curtidores llegada a la ciudad desde Zamora.

Villa Solita

Villa Solita (Vigo) Según la historiadora Andrea Serodio el terreno, también denominado Finca Cabrera, existía en 1879 cuando se instalan el militar Enrique Rodríguez Cabrera y su esposa Antonia Pequeño Pequeño. Fallecido éste en 1894, Villa Solita queda en manos de la joven viuda, quien en 1925, por ejemplo, solicita licencia al Concello para levantar la capilla de estilo neogótico.

Tras la muerte de Antonia Pequeño la finca pasa a manos de sus criadas, siendo comprada en los años sesenta por un promotor inmobiliario. Actualmente la propiedad es del Concello, encontrándose los restos del caserón de estilo eclecticista totalmente abandonados. El conjunto se compone de una vivienda de planta cuadrada y una pequeña capilla, además de amplios jardines en parte de los cuales hoy se asienta la urbanización Finca Solita.

Villa O Noso Lar

Villa O Noso Lar (Vigo) Situada en el Couto, frente al Colegio Hogar, la casa es construida en torno a 1915 por un indiano venido de Cuba. Quince años más tarde es adquirida por el industrial bruselense Jorge Grimberghs, fundador de la fábrica de goma Imperio, sita en la calle Arenal 130.

Además de su centenaria palmera, uno de los principales atractivos de la vivienda es una vidriera, realizada hacia 1915 por la Casa Maumejean de Madrid y situada en el centro de la fachada que mira a la calle Filipinas.

Hotel Universal

Hotel Universal (Vigo) La construcción del inmueble fue promovida por el constructor vigués Benito Gómez González, padre de los célebres arquitectos Benito y Manuel Gómez Román. Del proyecto, terminado en 1888, se encarga Jenaro de la Fuente Domínguez, planteando un volumen de cuatro alturas en estilo ecléctico. En 1904 el Hotel sufre una ampliación que respeta el diseño original, extendiendo la fachada principal y construyendo otra en el lateral de la calle García Olloqui.

En la plaza frente a él, declarada pública por el Ayuntamiento en 1889 destacaban las cuatro palmeras canarias. La fachada principal está realizada en granito, mientras que las laterales combinan granito y mampostería para aligerar el edificio. Era frecuente que las orquestas tocaran en la plaza para el público de la terraza del Hotel.

Parque de Castrelos

Parque de Castrelos (Vigo) En el último año han sido tratadas hasta siete palmeras en este parque debido a la infección por el picudo rojo, parece que sin demasiado éxito. En el terreno, de más de 24 hectáreas de extensión, conviven casi 1600 ejemplares de unas cincuenta especies arbóreas. Catalogado como Jardín Histórico el Pazo de Castrelos, de estilo barroco, se asienta sobre el antiguo Pazo de Lavandeira edificado hacia 1670. Fernando Quiñones de León, Marqués de Alcedo y último propietario lo donará al Concello de Vigo en 1924, condicionando la propiedad a su uso como museo y parque público.

A finales del siglo XIX la huerta trasera sufre una remodelación, según parece a manos de la empresa de Oporto “Jacintho de Mattos”. Es en ese momento cuando probablemente se plantan los centenarios ejemplares de palmera canaria. La superficie se divide en cinco sectores claramente diferenciados: acceso, rosaleda, racionalista francés, romántico inglés y bosque, dentro de los cuales encontramos espacios como el paseo de las camelias, el vivero o el estanque para recreo.

Hospital Nicolás Peña

Hospital Nicolás Peña (Vigo) El proyecto de los antiguos Pabellones Sanitarios de Vigo fue redactado por los arquitectos Francisco Esténs y Manuel Gómez Román. Los primeros enfermos se trasladarán el 4 de diciembre de 1922. El edificio consta de varios pabellones aislados para las distintas especialidades, elevados sobre pilares y comunicados por galerías acristaladas, además de otros edificios auxiliares como lavandería, capilla, oficinas o una residencia para monjas.